miércoles, 10 de diciembre de 2014

A Nightmare on Elm Street (1989, DOS)

(Texto de Domingo H)
 

Plataforma: MS-DOS
Género: Acción-aventura, suspenso, terror
Año: 1989
Desarrolladora(s): Westwood Associates
Textos: Inglés



Leí una vez, con gran acierto, que la mejor forma de saber si un concepto ha dejado de dar miedo es cuando empiezan a vendérselo a los niños. A fines de la década de 1980, Freddy Krueger era el asesino de moda y ya estaba clara la cantidad de chiquillos que se escabullían para verle aniquilar víctimas con estilo, de forma que comenzó a explotarse la imagen del deforme villano en diverso merchandising destinado al gran público. En el asunto que nos concierne, el de los juegos electrónicos, se conoció un juego de Nintendo en 1990 (editado por LJN) y éste.

Cuando comienza el juego, te pedirán elegir a un personaje de entre seis... pero Freddy se adelantará y capturará a uno de ellos antes de que puedas pensar siquiera en cuál elegir (están avisados; no es la última vez que hace algo así). Su desafío consistirá en que elijas a uno de los cinco que quedan para que él pueda capturar a los otros cuatro y obligarte a salvarlos. Al principio, en cuanto hayas elegido a tu personaje, sólo podrás manejarlo como una silueta blanca (parecida a la forma que tomaba el puntero cuando tenía que cargar un Living Book), corriendo en busca de la casa de Freddy, cuidando de que su dueño no te atrape y te elimine ahí mismo. Al encontrarla, serás felicitado por el espíritu de Amanda Krueger, la madre de la criatura, que ansía el día en que su hijo deje de existir para poder descansar en paz. Y comenzará el juego de verdad.

El juego pasa por un "explora-mazmorras" que recuerda al Gauntlet. Después de haber entrado en la casa aparecerás en el "piso 1" y debes descender e ir en busca de tus amigos. El interior de la casa se ve desde arriba, si bien no en ángulo isométrico. Aquí has de eliminar enemigos, recolectar armas e ítems y resolver puzzles diabólicos (no dicho en sentido figurado). Al principio el juego mismo te proporciona consejos como decirte qué armas funcionan mejor contra qué enemigos (en efecto; "Boo! Haunted House" a millón, con esqueletos, fantasmas, baba viviente y... sillas de ruedas asesinas, entre quién sabe qué más). Además de que los enemigos regresan, Freddy "hace trampa" (según la parte posterior de la caja), lo que significan algunos eventos escritos como teletransportarte, hacerte pisar explosivos, colocar cosas distintas en la misma caja cada vez que juegas; o bien, hacerte soltar objetos cuando no quieres, quitarte energía (alma) de vez en cuando o provocar que tu poder especial cueste más o menos de la barra de "POWR" (cada personaje tiene el suyo propio, como en la película "Los Guerreros de los Sueños"). Además de tu poder especial, dispones de un inventario de hasta siete objetos (no pudiendo acumular varios del mismo tipo) en el cual almacenar armas contundentes, de fuego o arrojadizas, llaves para abrir puertas, y otras cosas que quién sabe para qué son... Puedes recuperar vida tomando café o píldoras para dormir (que también sirven para rellenar tu POWR). Ocasionalmente puedes toparte con máquinas expendedoras de ítems, que compras con las monedas que hayas recogido por el camino, pero ojo... Freddy será quien ponga los precios. ¿Te pensabas que un mapa iba a salir barato? Sigue soñando (¡ja!). En un lado de la pantalla se puede ver tu salud, inventario, reservas de monedas, baterías y municiones y la localización/estado del alma de tus colegas secuestrados.



En Conclusión: Lo que tenemos es básicamente una aventura a lo Sierra, con posibilidad de morir y de no poder hacer nada más, mezclada con el Gauntlet. Una vez que aprendí a pasar los primeros tres pisos (los únicos a los que he llegado y pasado) todo atisbo de suspenso y de temor a que algo saliera y me comiera la cara desapareció. Supongo que volverá tan pronto como alcance alguno de los pisos inferiores (y ni hablar del señor de la casa), pero hasta entonces, mantengo que le hacen mucha falta más efectos aleatorios e imprevistos (que en un juego de terror irían de maravilla). Eso sí, el concepto es mejor que el de la versión de NES, al menos sobre el papel.

Recuerda: si te llamas Mainque, ni lo voltees a ver.

1 comentario:

  1. Este es uno de esos juegos muy difíciles y lleno de secretos que pude darme el lujo de poder vencer. Aún al día de hoy, no me enteré de la utilidad de todos los objetos... incluso leí hace poco para qué sirven un par de ellos que en su momento ignoré.
    No es un juego fácil, de hecho -y como está bien explicado en el texto- Freddy hace de las suyas haciéndonos retroceder o apareciendo de repente sin previo aviso.
    Hay niveles desesperantes, que tienen su timing... otros se limitan simplemente a recorrerlos... pero tarde o temprano te vas a encontrar con algo que requiera de tu astucia (o suerte).
    El último nivel es sumamente complicado, recomiendo a los no-interiorizados en el tema que GRABEN POR FAVOR el juego antes de bajar las escaleras, porque una vez en el nivel 10 no podemos grabar.
    Muy buen juego, desafiante, lleno de puzzles y secretos por descubrir...
    Rodrigo "KissAholic"

    ResponderEliminar