viernes, 22 de agosto de 2014

"¿Qué es un Pokémon?"



Idea general, historia temprana, marketing y explotación del mismo:

Los Pokémon son unos bichitos digitales basados en el concepto de «monstruos de bolsillo» (Pocket-Monsters) aparecidos por primera vez en Japón durante el año de 1996, en la forma de unos modestos RPGs llamados «Pokémon Red» y «Pokémon Green» para la consola portátil de Nintendo; la Gameboy. Su éxito fue bastante mesurado entre los jugadores orientales, quienes recriminaban la falta de diseño artístico en estas ediciones, a la vez que alababan la originalidad del concepto y lo bien llevado del Gameplay. Cuando los responsables de estos juegos estuvieron listos para exportarlos hacía Europa y los Estados Unidos, oyeron el feedback dado por los gamers nipones, y prepararon dos nuevas versiones para la venta internacional: una forma rediseñada del Red, con mejores sprites, y un nuevo juego llamado Blue que lo acompañase en lugar del Green.

En tierras americanas (y fundamentalmente tras las mejoras técnicas aplicadas, y una buena campaña publicitaria) el recibimiento fue un tanto mejor que «en casa», lo que llevó a los diseñadores plantearse la idea de crear una serie de animé (basada pero independiente de los títulos que le dan nombre) que azuzara al público local a comprar los juegos. La idea prosperó, y un programa basado en los juegos fue encargado a Oriental Light and Magic, a transmitirse localmente por TV Tokio, y entregándole la labor a Cartoon Network de manera internacional... como curiosidad habría que decir que un requisito para trabajar en la serie era haber jugado a los títulos.

El cartoon fue un total éxito entre el público a nivel mundial, e hizo que se siguiera produciendo hasta hoy en día (contando dieciocho temporadas, y una película menos), y causando a su vez que se convirtiera en el mayor medio publicitario de los nuevos juegos ni bien estos fueran saliendo al mercado. Esta animación fue la principal razón por la cual los 151 Pocket-monsters originales pasaron a ser la gigantesca nómina de mas de 700 que conocemos hoy en día.

Para 1999 era tal el rating producido por la serie, y tan abundantes las cifras de juegos vendidos, que se decidió empezar a crear toda clase de marketing relacionado (del cual las cartas de Pokémon sean quizá el invento mas destacable). Mas no solo los creadores de los títulos se beneficiaban con esto, ya que el animé le generaba gran cantidad de espectadores diarios a TV Tokio, y Nintendo llevaba inmensa cantidad de Gameboys y cables links colocados desde la primera emisión. De hecho, tan complacido estaba el gigante de los videojuegos con los "pikachu", que le ofreció a una de sus mejores desarrolladoras subsidiarias (HAL Laboratory) licenciar y producir un juego basado en los mismos para su flamante Nintendo 64, que se encontraba perdiendo terreno con la Playstation de Sony.

Dos juegos llamados Pokémon Stadium (1 y 2), mas otro interesante «shooter sobre rieles» (nombrado Pokémon Snap!) salieron a la venta en Japón entre abril de 1999 y diciembre del año siguiente. El trío de títulos tuvieron buena repercusión entre los usuarios de Nintendo 64, muy a pesar de salirse del clásico estilo RPG que siempre ha caracterizado a la saga; aún así, parte de su éxito se lo deben a la mejora con respecto al fallido intento llamado «Hey you Pikachu!» que Nintendo había comercializado en 1997. Dicho título se separaba flagrantemente de lo que se mostraba tanto en los juegos «principales» como en los mangas y el animé, y se trataba mas de una forma por la cual Nintendo podía presumir sus capacidades técnicas (se manejaba casi en su totalidad por control de voz) que de un juego propiamente dicho... ya que es totalmente restrictivo, con pocas metas que cumplir y pantallas que visitar, sumado a que llega a parecer mas una versión beta, o un experimento técnico que un juego terminado. Era una idea interesante pero nada pulida (y como para probar el punto sobre las ganas de jactarse que tenían en Kyoto, uno de los comandos que pueden ser espetados por el micrófono es «Playstation», causando la rabia de Pikachu).

Actualmente hay juegos de Pokémon en cada consola de Nintendo (con la excepción de las NES y SNES), a su vez que existen varios de ellos «auto-contenidos» (en aparatos parecidos a nuestros «Brick Games»). Además se contabilizan mas de cien productos distintos de marketing, que van desde lapiceras y llaveros hasta jets tetra-reactores de distintas líneas áreas niponas.



De izquierda a derecha: Pokémon Stadium, Pokémon Stadium 2, Pokémon Snap!, y Hey You Pikachu! (créditos a quien corresponda).

Juegos principales:

Para empezar a entender un poco de que va la cosa, hay que desnudar un hecho clave: en muchos sentidos GameFreak -la empresa que desarrolla los juegos de Pokémon- es como ID Software, ya que se encarga de publicar una y otra vez el mismo invento, pero haciéndolo mas vistoso en cada ocasión; aún así, y tal sucediera con la desarrolladora de Carmack, estos programillas digitales siguen contando con la suficiente calidad como resultar francamente buenos, y realmente valer lo que cuestan. Pero si, se podría decir que habiendo jugado a uno, los has pasado a todos; las diferencias pasan por el número de bichos presentes en cada ocasión, los enemigos de turno, y los mapas en dónde se llevan a cabo los acontecimientos; manteniendo las mecánicas, a la vez que se las pule y refina.

El curso de una partida normal comienza con el protagonista recibiendo un Pokémon de manos del licenciado de turno (el que aparece durante la secuencia introductoria del título en cuestión). En ocasiones la elección se realiza de forma «natural», evaluando entre las tres posibilidades -fuego, agua, e hierba- y decidiendo en consecuencia. Pero en otras, debemos seleccionar un «monstruo de bolsillo» perteneciente al profesor, y usarlo para alejar peligros (tanto para nosotros como para él). Como resulta que durante ese primer enfrentamiento hemos subido de nivel al bicho, este ya no tiene las características de los otros dos, y por tanto el propósito entero del experimento que estaba llevando a cabo se desfasa, por lo que nos lo regala. Cabe destacar que durante todo este proceso, nuestro rival obtiene también a su Pokémon inicial (visiblemente o no, cuando no sucede es ponzoñosamente delicioso, por la simple razón de que, basados en una «falsa seguridad», vamos mas tranquilos de lo normal -como me pasó a mi en Pokémon Crystal-), subiendo poco de nivel, y por ende, a una trampa) el cual siempre tendrá ventaja de tipo sobre el nuestro. A la fecha existen dieciocho clases elementales, cada una con sus propias fuerzas y debilidades con respecto a las demás.

Así que si, tras esas particulares circunstancias nos ponemos en marcha hacía nuestra nueva meta, hacer creer a nuestro compañero Pokémon, capturar mas de ellos, y ganar medallas de todos los Gimnasios locales, que nos acrediten a competir en la Liga Pokémon, y consagrarnos campeones. Siempre he considerado este inicio algo forzado, ya que conocemos durante la aventura a otros personajes que simplemente tienen a sus pokémon como mascotas, pero nosotros estamos «obligados» a tomar el otro camino (claro, de esa manera el concepto quedaría desaborido, al no ofrecer virtualmente objetivos que cumplir, pero es una idea que vienen insinuando desde el mismísimo primer momento, por lo que, considerando que sacaron mas de una veintena de juegos -y creo que me estoy quedando corto- estaría bien que realizaran uno que ofreciera finalmente la posibilidad).



Todos los profesores conocidos hasta ahora.

Un aspecto que hay que mencionar es que estos juegos son completamente lineales, por lo que hay que cumplir objetivos específicos en momentos no menos puntuales. En ocasiones la idea está bien llevada, ofreciéndonos bastante entretenimiento y/o puzzles que es divertido resolver a cambio de restringirnos a un solo camino, pero la mayoría de las veces se trata de una molestia que no ha sido mejorada con los años, al desviarnos a zonas pobladas de enemigos o los peores tramos del recorrido solo para hacer lógica la adquisición de cierto item que abra rutas alternas del trayecto. Para nombrar algunos ejemplos que conozcamos todos, me basta nombrar toda la enorme confrontación en Pueblo Lavanda, al Snorlax dormido justo en la única intersección necesaria, o toda la escaramuza bajo el casino de Ciudad Azulona.

Bien, nuestra principal ocupación es la de capturar otros Pokémons, conformar un equipo (podemos llevar hasta seis de ellos en todo momento, y atrapar tantos como queramos, porque si bien hay un límite, es bastante difícil de alcanzar), subirlos de nivel, y ganar la liga. Existen varias formas de aumentar la fuerza de nuestros pokémon: siendo las principales los enfrentamientos con pokémons salvajes, Gimnasios, y otros entrenadores; adicionalmente podemos usar unos items especiales (y bastante dificultosos de hallar) llamados «caramelos raros», de uso y efecto único.

Los mencionados caramelos son solo uno de los tantos objetos que podemos tener y usar mientras el juego dure (aprovecho para mencionar, no termina, sino que se nos activan misiones secundarias al concluirlo por primera vez, y luego podemos ir a nuestro antojo por el mapa). El resto de los items que es posible obtener pueden dividirse en dos grandes clases: «típicos» y «exclusivos».

Los «típicos» son naturalmente todos aquellos que son habituales en el género (vitaminas, mapas, pociones...), mientras que los «exclusivos» solo los veremos aquí: quizá los mas notorios de ellos sean las pokébolas, tan necesarias como diversas, pero también tenemos patines y bicicletas, «Máquinas Técnicas» y «Máquinas Ocultas» para enseñarle nuevos movimientos a nuestro equipo, piedras para evolucionar (o prevenir la evolución) de nuestros pokémons, y un gran etc. La mayoría de estos objetos pueden comprarse en las tiendas (con dinero obtenido tras cada triunfo contra otros entrenadores), pero otros debemos encontrarlos en locaciones especificas.

Ya mencioné bastante como puede ser dicho sin aburrir acerca del dinero y sus usos... excepto dónde gastarlo. Pues bien, hasta la cuarta generación la tienda se encontraba en su propio edifico (de techo azul), junto al igualmente importante Centro Pokémon, pero en la quinta los dos se fusionaron, tomando las características «físicas» del CP, y relegando el mercado a un rincón, casi como sucede en el Hall de la Liga, pero además ciertas ciudades (Azulona en Kanto, Caña Dorada en Jotho...) cuentan con un Centro Comercial, en el cual se pueden comprar objetos que normalmente no es posible adquirir en los mercados comunes -como las máquinas técnica-.

Los nombrados Centros Pokémon son la visión mas perfecta que se puede tener tras haber estado batallando durante grandes tramos, ya que aquí se cura -y podemos hacer modificaciones, tales como alternar miembros- a nuestro equipo. El servicio se da gratis, y no toma mas que unos segundos. Si todos los miembros de nuestro equipo son derrotados, apareceremos de vuelta en el último CP visitado, por lo que es recomendable pasarse por uno ni bien arribemos a un pueblo o ciudad.




Tienda y Centro Pokémon hasta la Cuarta Generación (créditos a quien corresponda).

En adición a la importancia de las tiendas y Centro Pokémon, hay que recalcar sobre el hecho de que muchos de estos juegos nos obligan a pasar enormes tramos sin ninguno de ellos a la vista, valiendonos de las curas y pociones que hayamos podido adquirir para mantenernos avanzando. Las representantes por excelencia de esta definición son las infames cuevas, donde no solo hay grandes cantidades de enemigos, y cuentan con un enrevesado diseño laberíntico, sino que además no hay forma de esquivar las batallas al azar, ya que estas ocurren virtualmente a cada paso. Aquello no sería TAN malo si la última etapa del juego no ocurriese en una; ya que al ser justamente la que cierra el titulo alberga a los enemigos mas poderosos y los puzzles más complicados (si, estoy hablando de la asqueante «Calle Victoria», cuyo diseño consigue sacarme de quicio en cada ocasión... y no soy el único al que le pasa).

Hace unos cuantos párrafos mencioné algo acerca de la evolución, pues bien, este es un aspecto bastante importante dentro del juego. Cuando algunos de nuestros Pokémons (pero no todos, algunos necesitan items especiales, o directamente no evolucionan) alcanzan cierto nivel, se produce la transformación, cuyos efectos van desde el obligatorio cambio de apariencia, hasta un considerable aumento de fuerza, velocidad, resistencia... y la posibilidad de aprender nuevos ataques (algunos movimientos solo pueden ser conseguidos al alcanzar cierta etapa evolutiva, mientras que otros dependen de las MTs y MOs, y un reducido número de ellos son únicamente enseñados por el denominado «tutor de movimientos»). Aprovecho además para clarificar aquello que comenté casi de pasada al comienzo de este articulo: los cables link. Es ahí donde Gamefreak le imprimió «la trampa» a su saga, para hacerla económicamente viable. Durante cada nueva generación, salen a la venta dos o tres juegos casi totalmente idénticos entre si, cuya mayor diferencia reside en el número de nuevos bichos presentes en cada edición, «obligando» a los jugadores a intercambiar -con un amigo, o con ellos mismos si se compran los demás títulos- datos entre las distintas versiones con el fin de tenerlos todos... suena tonto, si, pero no creerían lo bien que funcionó esta estratagema comercial desde el mismísimo comienzo. Y es que ya lo he dicho, Pokémon colocó mas Gameboys y cables links por su cuenta que cualquier otra saga nintendera.

Hablemos de las MOs: estas en un principio fueron parte vital de la historia, al permitirnos resolver los distintos puzzles que se iban presentando a lo largo del camino; aún así tanto su rol, como la dificultad que presentaba el hallarlas han sido drásticamente reducidos... en los primeros juegos eran entregadas al cumplir ciertas metas, y requerían «pensar» un poco (al recordar, al menos, ciertas secciones del mapa), pero a medida que los títulos fueron mejorando técnicamente se relegó la dificultad general de los mismos no a un segundo, sino a un tercer plano, haciendo que ya no fueran totalmente necesarias para terminar el juego, y nos fueran entregadas en mano por sus poseedores, en lugar de tener que «romperse» la cabeza buscándolas.

Para activar una MO es necesario contar con la medalla de gimnasio adecuada, y una vez allí su utilidad puede variar desde la comodidad de volar hacía otro punto del recorrido previamente visitado, a iluminar áreas oscuras, o eliminar ciertos obstáculos (tales como rocas y arbustos). Una vez que un Pokémon aprende una Máquina Oculta, este ya no puede olvidarla por sus propios medios, sino que hay que acudir al «tutor de movimientos» o al «borrador» (dependiendo del juego).



MTs y MOs (créditos a quien corresponda).

Al resto de los efectos, trucos y sorpresas dejaré que los descubran ustedes mismos... ya que existe una muy delgada línea entre los informativo, y lo francamente spoileador... y no queremos romperla, ¿o si?

Side-Games:

Este es un paso natural cuando te estás ahogando en dinero, y el incinerador quedó fuera de servicio.

Además de los mencionados títulos para Nintendo 64 (del cual me faltó mencionar el Pokémon Puzzle League), y los productos auto-contenidos, Gamefreak ha producido por propia cuenta o licenciado su propiedad intelectual los mas diversos juegos: habiendo personajes de su franquicia en programas de pinball, árcades, estrategia, carreras, y un casi sin fin de otros géneros. Aún así solo dos sagas han conseguido hacerse lo suficientemente fuertes como para continuar en producción, y equipararse en ventas a la gama principal: estas son Mundo Misterioso y Pokepark.

El primero sigue a grandes rasgos la fórmula que se maneja en sus contrapartes RPG : empezamos bastante débiles, y es nuestra misión el conformar un equipo competente y aumentar de experiencia y nivel. La diferencia radica en que el concepto de «entrenadores» ha sido suprimido, y en su lugar se nos pone en la piel de un Pokémon (para decidir cual nos toca, se nos presenta un ridículo cuestionario). El objetivo del juego consiste en ir cumpliendo las mayor cantidad de misiones posibles en las «mazmorras», para destrabar nuevos escenarios, y a su vez reclutar mas compañeros que faciliten nuestras andanzas. Una ilustrativa review de propia cosecha puede ser vista aquí.

Los juegos de Pokepark (a la fecha, dos) toman el rol de «aventuras de exploración en 3D» (algo así como Banjo-Kazooie). En ellos también se han eliminado a los entrenadores, y se mantiene el reclutamiento como base del programa, pero todo ello bajo un guión previamente establecido. Aún así los juegos gozan de una buena libertad de acción, y hacen énfasis en el estilo de «mini-juegos» (siendo estos parte vital de la experiencia)... existen a su vez, no obstante, algunos acertijos realmente difíciles de descifrar, y se conservaron los tradicionales «Puntos XP» y el sistema de aprendizaje de nuevos movimientos (aunque en versiones mucho mas simplificadas).




Pokémon Mundo Misterioso: Exploradores del Cielo -izquierda-, y PokéPark Wii 2: Wonders Beyond -derecha- (créditos a quien corresponda).

Lista de todos los Side-games: http://www.cuevadeclasicos.org/foro/...ide_games.html

FanGames:

Casi desde el primer día ha habido gente modificando los juegos de Pokémon, o desarrollando herramientas para tal fin. Dichas transformaciones son comúnmente conocidas como «hacks», y en un principio sus creadores las publicaban con bastante cuidado, ya que la licencia de protegía los monocromáticos primeros títulos estaba aún en vigencia, y Nintendo escaneaba frecuentemente la red en busca de estos "home-brew games", ultimando tanto al sitio que hosteaba los archivos como a sus autores a eliminarlo por las buenas en un plazo de tiempo definido (con las divertidas consecuencias que pueden imaginarse ante «oídos sordos»).

Con el tiempo -y mas por la futilidad del asunto que por buena voluntad- Nintendo dejó de «cazar» a estos «hackers», permitiendo que se formaran comunidades enteras dedicadas a esto. Al haber tantos productos de calidad diseminados por la web, solo voy a nombrar los que mejor impresión me dejaron, para que también ustedes los prueben, relegando cualquier investigación ulterior a sus manos:


Pokémon Dark Rising
: Probablemente el ejemplo perfecto de lo que un fan-game de Pokémon debe ser. Entre sus méritos se pueden listar el contar con cada uno de los 649 Pokémons disponibles al momento de crearlo (y que todos, incluyendo los iniciales, sean capturables (!)). Además de la interesante historia (en la cual los personajes clave del manga y el animé hacen su aparición), y lo variado de los escenarios, hay que mencionar que este monumental trabajo fue afrontado por una sola persona (una chica que se hace llamar DarkRisingGirl)... la única arista negativa achacable a la obra de DRG es la insana dificultad que le imprimió a su producto, tan explosiva que el 99% de los jugadores no lo terminarán. Ese último aspecto le podría haber costado una estrella en mi mente, pero no lo hace por toda la valía que lo sabe contrarrestar.


Pokémon Ash Gray
: Un excelente trabajo de codeo y scriptting por parte de sus creadores, que se consagraron a la labor de recrear todo el animé en un juego de vídeo. Para ello crearon un montón de sprites originales, y modificaron cuanto pudieron del motor del Pokémon Fire Red, adaptándolo a sus necesidades conforme iba siendo necesario. El resultado es bastante apreciable, y si no le entrego las cinco estrellas que DR supo recibir es por justamente hacer un trabajo demasiado genial en la recreación, volviéndolo restrictivo por momentos; pero que esto no te lo tire abajo, es un grandioso juego, prueba de lo que un par de programadores con talento son capaces de lograr con la mentalidad y herramientas adecuadas.


Pokémon Type Wild
: Este era un proyecto realmente ambicioso, que iba a generar algo que los fanáticos venimos esperando hace eones (ok, tanto no), un Tournament Fighter basado en los personajes creados por GameFreak... un juego que no esbozase mayor complicación que aprender piñas y patadas, y con una mecánica simple y directa, en clara moda árcade. Tristemente su desarrollo se vio truncado en algún momento de la fase Beta, cuando sus autores tiraron todas las descargas oficiales de su sitio, negándose a dar explicación alguna, y dejando sólo la página para la posteridad.

El juego parece estar creado con alguna versión mejorada del Fighter Maker, un motor a partir del cual se pueden hacer maravillas, tan solo con aprenderlo a utilizar. Para los interesados, aún pululan copias de este juego en internet.





Pokémon Dark Rising -izquierda-, y Pokémon Ash Gray -derecha- (créditos a quien corresponda).

Como curiosidad: Pokémon Dark Rising ganó el campeonato de moddeo de Pokécommunity en el año 2011.

Parodias:

Los fans menos agraciados en las artes programadoras también han sabido crear contenido de calidad, siendo este menos sensible a los «ataques por Copyright», y exudando genialidad por todos sus poros; he aquí algunos de mis ejemplos favoritos (al igual que con los juegos, dejo cualquier otra muestra en sus manos):

Pokémon Mystery Dungeon : Simple, graciosa, y al punto. Esta parodia sabe que puntos atacar, cuales exagerar y cuando detenerse. Quizá los dibujos y el voice-acting no sean de lo mejor, pero realmente aprecio eso de saber parar, ya que muchas otras no lo hacen, y acaban aburriendo mas de lo que divierten.

Poke-King-of-The-Mon-Hill : Otro ejemplo de gran calidad en corta duración. Entre sus artistas positivas se pueden contar un gran trazo para respetar los estilos de las dos series que lo inspiran (Los Reyes de la Colina y Pokémon), un excelente trabajo de animación, y un inesperado final. Cinco estrellas, sin duda.

Pokémon Rusty : Definitivamente el mas gracioso de todos los ejemplos. Esta serie creada por Dorkly narra las aventuras de un entrenador cabeza hueca llamado... Rusty, quien sueña con convertirse en un gran maestro Pokémon, imitando a su héroe Red, al que sigue en Twitter, pero con resultados Lovecraftianos.

Pocketmon : Bien trazado, dibujado, y animado, Pocketmon muestra las andanzas de un lisérgico Ash en su camino a la cima. El problema con esta producción es que en ocasiones acaba forzando su sentido del humor, acarreando un inverso resultado... aún así consigue entretener en casi todos sus pasajes. Cuatro estrellas es lo justo.

Teenage Pokémon : Un ejemplo con «historia». Cancelado por Machimina.com tras el quinto episodio, y revivido por los mismos sin explicación alguna, Teenage Pokémon se la pasa alternando momentos de enorme graciosidad, con bodrios insufribles... es más, en ocasiones acaba parodiándose a si mismo. Con todo eso le dejo la calificación de tres estrellas, ya que sus autores son profesionales que cobran por el trabajo que realizan; eso si, algunos episodios son genuinamente buenos (sino no lo estaría recomendando).

Cualquier sugerencia es aceptada. Enjoy!

1 comentario:

  1. Quise comenzar a leer tus entradas para comentarlas, ya que me sentí narcisista al vender sobre todo las mías y no tomar las tuyas en cuenta. Esto es el primer paso para corregir ese error.

    En una palabra: SUPREMO. Muy bien explicado y sin el menor (o al menos sin demasiado) sesgo. Cualquier otro te hubiera dicho que la Gen1 era una bazofia rodeada de nostálgicos como moscas alrededor de la mierda, pero tú supiste darle su puesto sin menospreciar a las demás por ello. ¡Así tendrían que ser todos!

    Voy a buscarme el Pokémon Type Wild, y definitivamente me agencio el Ash Gray. Y tengo que jugar al Hey You Pikachu un día (lo tengo completo y original, menos el fieltro del micrófono que un día simplemente se deshizo al tacto).

    ResponderEliminar